¿Dónde estoy?

Se encuentra usted aquí

Palma de aceite, motor del desarrollo rural: Luis Francisco Dangond Lacouture

 

 

  • Así mismo, afirmó que el sector palmero está en condiciones de hacer una contribución decisiva al logro de las metas del PND. En particular puso de presente que la palmicultura ha significado la redención económica y social en zonas en las cuales ha tenido presencia el conflicto armado, específicamente, Sur de Bolívar, El Catatumbo, Mapiripán y Tumaco.
     
  • Igualmente, observó que a través de las Alianzas Productivas y la estrategia de los núcleos palmeros, se evidencia un compromiso del sector con el modelo de inclusión productiva, bajo estándares de competitividad y sostenibilidad.
     
  • Llamó la atención sobre el potencial de la agroindustria de la palma de aceite, en lo que respecta a la generación de energías renovables y del aprovechamiento de la biomasa.
     
  • Reiteró la solicitud al Gobierno nacional de avanzar en la implementación del programa nacional de biodiésel, y le dio  a conocer al Ministro de Agricultura Aurelio Iragorri Valencia, las principales preocupaciones del sector. En materia de tierras manifestó la importancia para el desarrollo agrario del proyecto de ley sobre Zidres.

 

Restrepo, Meta, junio 4 de 2015

Durante la instalación del XLIII Congreso Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite, Luis Francisco Dangond Lacouture, Presidente de la Junta Directiva de Fedepalma, llamó la atención sobre el potencial de la agroindustria de la palma de aceite en Colombia y el reto actual del sector de contribuir a la seguridad alimentaria, la diversificación de la canasta energética y la reducción de la inequidad.

“El aceite de palma es el más producido en el mundo, el de mayor consumo, el más tranzado en los mercados internacionales, el más eficiente en rendimiento, el más versátil, y goza de un reconocimiento en cuanto a su valor nutricional y beneficios a la salud; y es el más competitivo en precio”, aseguró Dangond Lacouture.

Por otra parte, expresó que la palma de aceite es el aceite nacional de Colombia, el que más se consume en sus diversos usos, y es consistentemente el de menor precio. 

Hizo una reflexión sobre cómo la palma de aceite se constituye en un instrumento de ejecución de política para el exitoso tránsito a la sustitución de cultivos ilícitos y destacó los casos de El Catatumbo, Tumaco, Mapiripán y Sur de Bolívar, donde la actividad de la agroindustria palmera ha significado la redención económica y social de un significativo segmento de sus pobladores.

Dangond Lacouture resaltó el peso alcanzado por los pequeños y medianos palmicultores dentro del universo de la agroindustria. “Nuestro sector viene desde hace tiempo alineado con postulados internacionales de inclusión social productiva, a través de los modelos de Alianzas Productivas y de los Núcleos Palmeros. Las Alianzas Productivas responden a una modalidad de valor compartido, impulsando clústers regionales y aprovechando efectivamente los bienes públicos sectoriales”, señaló.

Hizo un llamado sobre algunas problemáticas que enfrenta el sector, como la falta de determinación y estabilidad de las reglas de juego sobre la protección de los derechos de propiedad, en particular sobre la tierra, y los rezagos en infraestructura que hay en el país. “No hay derecho a que miles de compatriotas nos levantemos todos los días con la incertidumbre de no saber qué es lo propio, cuál es el fruto del trabajo y esfuerzo realizado por muchos años”.

Manifestó que el sector tiene expectativas favorables con relación al trámite del proyecto de ley que establece las Zonas de Interés de Desarrollo Rural y Económico, Zidres, dentro del cual debería incorporarse también la no retroactividad de la ley 160 de 1994 y la aclaración del régimen de las Unidades Agrícolas Familiares, para propiciar el desarrollo agrícola.

Finalizó señalando que: “la mejor contribución al postconflicto es tener en el campo un sector rentable y pujante, con innovación, generador de empleo moderno, bien remunerado, y de negocios inclusivos, de oportunidades y progreso”.