¿Dónde estoy?

Se encuentra usted aquí

Auditoría a plantaciones y seguimiento

Un agroecosistema sostenible, exitoso y competitivo requiere de una revisión permanente del manejo agronómico. Desde el establecimiento del cultivo y durante todo su ciclo productivo, la implementación y adopción de buenas prácticas agronómicas, así como el manejo integrado de la nutrición, de la sanidad vegetal y del manejo de la cosecha entre otros, son determinantes en los resultados obtenidos a mediano y largo plazo. Las plantaciones con un adecuado desarrollo cuentan con profesionales idóneos para el manejo de cada unos de los procesos requeridos por el cultivo; aún así, el cúmulo de actividades cotidianas en una plantación hace que sea necesaria una evaluación externa, que visualice y verifique cada unos de los procesos, para encontrar oportunidades de mejora aplicables a cada uno.

La auditoría es un proceso sistemático de verificación, para evaluar de manera objetiva cada uno de los componentes de los procesos del manejo agronómico del cultivo e identificar puntos críticos, fallas o vulnerabilidades existentes en cada uno de los procesos, y contribuye a la creación de una cultura de mejoramiento continuo y apoyar la toma de decisiones por parte de la Gerencia y la Dirección Agronómica.

Este servicio se fundamenta tanto en los resultados de las investigaciones realizadas por Cenipalma como en la necesidad de las plantaciones de revisar la implementación de los manejos adecuados en todos los aspectos agronómicos. 

Las auditorías inician con el análisis de la información suministrada por la plantación y siguen con una visita de campo para verificar cada una de las evidencias del nivel de adopción de tecnología y manejo de los componentes de los procesos agronómicos. El equipo de Cenipalma se retroalimenta en reuniones con el equipo directivo y técnico de la plantación, cuya presencia y suministro de la información son determinantes para la auditoría. Los beneficios para los clientes son los de identificar los puntos críticos y establecer acciones de mejoramiento continuo.

Según las necesidades de cada plantación, la auditoría se enfoca en los siguientes temas:

  1. Implementación de buenas prácticas en el cultivo de la palma de aceite.
  2. Evaluación del control sanitario.
  3. Manejo integrado de la nutrición.
  4. Corte, recolección, alce y transporte del fruto.
  5. Manejo integrado del vivero.

Algunos beneficios de las auditorías para las plantaciones son:

  1. Tener una evaluación objetiva de los procesos en el manejo agronómico del cultivo.
  2. Identificar oportunidades de mejora en el manejo agronómico.
  3. Iniciar con un plan de mejoramiento continuo del cultivo.
  4. Tener la información básica para realizar posteriormente auditorías más específicas en cada proceso. 

Posterior a las auditorías, la División de Servicios Técnicos Especializados de Cenipalma ofrece también el servicio de seguimiento a la implementación de prácticas, según los resultados de las auditorías.

Según las necesidades de cada plantación, la auditoría se enfoca en los siguientes temas:

Auditoria a plantaciones

En la auditoría a la implementación de buenas prácticas se hace un diagnóstico de la adopción de las varias tecnologías recomendadas para el cultivo de la palma de aceite:
control de malezas, poda, manejo de coberturas, aplicación y manejo de tusa, riego, drenaje. El objetivo es comparar la implementación de las buenas prácticas agronómicas en las diferentes labores culturales del cultivo en relación con las condiciones deseables para el mismo.

En el aspecto sanitario es relevante conocer e identificar las posibles tolerancias y susceptibilidades que se presentan a medida que aumenta tanto el área sembrada como la edad del cultivo.

Otro aspecto relevante en la evaluación es la incorporación al sistema del cultivo de adecuadas prácticas fitosanitarias, como parte del manejo integrado agronómico, a fin de alcanzar la sostenibilidad del negocio.

La evaluación sanitaria se enfoca en:

  1. Revisión de la metodología de los censos.
  2. Las evidencias del fortalecimiento de capacidades en la detección de plagas y enfermedades.
  3. Identificación de síntomas.
  4. El uso de la información para la toma de decisiones.
  5. La utilización de los diferentes métodos para el control integrado de plagas y enfermedades.
  6. Efectividad de los controles utilizados.

Los programas de nutrición en el cultivo de palma de aceite representan más del 30% de los costos variables de la producción de RFF (Racimo de Fruta Fresca), por ello, la toma de las decisiones en cada una de las fases que comprende el programa de nutrición desde la toma de las muestras de suelos y foliares, selección de los fertilizantes a utilizar, hasta las épocas y formas de aplicación de los mismos son fundamentales para lograr adecuados rendimientos.

En la auditoría al manejo integrado de la nutrición se evalúan, entre otros, los siguientes componentes:

  1. Proceso de la toma de muestras de suelo y foliares.
  2. Manejo y utilización de la información generada en los resultados de análisis de suelos y foliares.
  3. Fuentes, dosis, épocas y formas de aplicación de los fertilizantes.
  4. Calidad de la labor, manejo de productos y utilización de elementos de protección personal. Síntomas visuales de posibles deficiencias nutricionales, vigor y producción.

Consiste en realizar un diagnóstico actual de las prácticas en los procesos de corte, recolección, alce y transporte del fruto, respecto de las prácticas deseables. Se hace evaluando la efectividad de los censos de producción, utilización de la información generada en los censos de producción en la logística y asignación de recursos, ejecución en el campo de los criterios de calidad considerados para el corte, y recolección del fruto y el estado de los centros de acopio.

El resultado es la identificación de los puntos álgidos, con el fin de establecer las actividades de mejora para disminuir las pérdidas de rendimiento ocasionadas por inadecuadas prácticas de cosecha.

La auditoría al manejo agronómico integrado de viveros considera el manejo de la nutrición, plagas, enfermedades, labores de mantenimiento, riego, drenaje  y criterios de selección y descarte, con el fin de identificar puntos críticos y determinar las acciones relevantes para obtener plántulas de buena calidad que serán utilizadas en los programas de nuevas siembras y renovaciones.